Piedra y camino

Del cerro vengo bajando
Camino y piedra
Traigo enredada en el alma, viday
Una tristeza.

Me acusas de no quererte
No digas eso
Tal vez no comprendas nunca, viday
Porqué me alejo.

Es mi destino
Piedra y camino
De un sueño lejano y bello, viday
Soy peregrino.

Por más que la dicha busco,
Vivo penando
Y cuando debo quedarme, viday
Me voy andando.

A veces soy como el río
Llego cantando
Y sin que nadie lo sepa, viday
Me voy llorando.

Es mi destino,
Piedra y camino
De un sueño lejano y bello, viday
Soy peregrino.

Leer Más

Mas música por Internet

Wow! Pasaron 3 años y medio desde que escribí este artículo sobre Música por Internet en el que comparaba a Pandora y Last.FM. Lo sorprendente es que había instalado un pequeño script en el que se ven mis últimas canciones escuchadas y aún funciona. Menos de un año después, como Pandora había dejado de funcionar (fuera de Estados Unidos) publiqué este artículo sobre Yahoo! Music.

Ahora es el turno de reseñar un nuevo servicio: GrooveShark. La verdad es que es una mezcla de Pandora con Yahoo! Music. Por un lado podemos buscar un artista o una canción y agregarla a nuestra lista de reproducción; por el otro podemos dejar que el sistema nos sugiera temas nuevos basándose en nuestros gustos si activamos el botón “Radio”.

Quedé sorprendido por la calidad del audio (el streaming no se corta casi nunca) y por la cantidad de canciones de las que dispone el servicio. No siempre me resulta intuitivo para usar pero a la larga termino escuchando lo que quiero. Me parece un servicio ideal para aquellos que tienen poco espacio en disco, están en alguna PC donde no se puede descargar música o para aquellos viajeros que quieren de vez en cuando encontrarse con su colección.

No se bien cómo hacen con el tema de las licencias pero por el momento funciona de mil maravillas. Existe la posibilidad de pagar para mejorar algunos aspectos, como por ejemplo que no aparezca publicidad, o que mande las canciones que escuchamos a Last.FM. Por lo pronto lo uso en la versión gratuita y no tengo planes de hacer un upgrade, no veo la necesidad.

Según leí, hay una aplicación de GrooveShark para iPhone que permite escuchar música directamente en el teléfono aunque con algunas limitaciones (como no está preparado para multi-tasking, o escuchás música o hacés algo más, pero seguramente se solucionará pronto.)

Leer Más

Piratería

Siempre tuve ganas de escribir algo sobre la piratería y si no me equivoco no lo hice nunca; en parte porque es un tema difícil de abordar en algunos aspectos. El tipo de piratería del que me voy a ocupar es el de música y películas (con alguna mención a los libros también.) Básicamente todo se puede resumir en el dibujo del comienzo del artículo, extraído de xkcd.com.

Una cosa que siempre me molestó fue que muchos de los llamados artistas ganaran millones de dólares por vender CD’s a precios bastante elevados y casi inaccesibles, al mismo tiempo que yo podía descargarlos gratis de internet. Si el CD tuviera algo particular, que yo no pudiera descargar, seguramente acabaría por comprarlo, como es el caso de las tapas, la cajita, etc (aunque también podemos descargarlas, quizás sea mucha molestia y nunca quedará como el original.) Lo que un artista sin dudas puede hacer, que no es reproducible ni en un CD ni en Internet es un recital. Por eso respecto de la música, creo que los artistas deberían dejar de llorar y dar conciertos, shows, espectáculos en la televisión o lo que sea, y dejar de cobrar fortunas sentados en la casa mientras ven televisión y sus discos se venden.

El otro factor que entra en juego son las discográficas. Si los artistas ganan algo de dinero, las discográficas seguramente facturan millones. ¿Cuántas veces se ven noticias que dicen “por culpa de la piratería las discográficas pierden X millones de dólares”? Lo interesante aquí es notar que ninguna quebró, y darse cuenta de que no pierden X millones, sino que, quizás, dejan de ganar X millones y a pesar de eso tienen un negocio súper rentable.

Así que sí, yo estoy a favor de que las discográficas monstruosamente grandes simplemente desaparezcan, o por lo menos que dejen de actuar con los parámetros actuales. Los artistas fácilmente podrían vivir de recitales y la Internet les permitiría ser conocidos mundialmente, sin mucho esfuerzo ni dinero. No estoy diciendo que se acaben los discos, sino que estos sean comercializados a precios razonables, los mismos que logra tener el mercado de cosas truchas.

Las películas son otro cantar, porque poseen una ventaja innata que es el cine. Así como un músico posee la posibilidad de dar un recital, una película, generalmente tiene la posibilidad de estar en cine. Creo que nadie me va a comparar la experiencia de estar frente a un televisor (por más grande que sea) con la de estar frente a la de una pantalla enorme. Es por esto que si bien la piratería de películas existe, el consumo que sigue teniendo el cine es alto; hay que recordar también, que mientras un disco puede ocupar pocas decenas de megas, una película, en el mejor de los casos, ocupa varias centenas de megas, por lo que se restringe el número de personas que tienen acceso a descargarlas. Además del problema de películas sin subtítulos, sin doblaje, etc.

Una de las ventajas que da Internet es el acceso a un número inmenso de films, que muchas veces ni en los mejores videoclubs está disponible. Películas extranjeras, independientes, viejas, casi todo se encuentra.

Lo que estoy mencionando aquí es un tipo de piratería doméstica, donde cada uno dentro de su casa, hace lo que quiere (y puede.) Otra cosa es la red de piratería establecida en muchas ciudades, donde un ejércitos de vendedores salen a las calles con materiales descargados de internet; yo no creo que esté bien que se lucre a partir de la piratería, ya que es una práctica que se ejerce en negro, y que en el fondo conlleva a precios elevados y a la alimentación de un sistema negativo, pero quizás sirva para que el resto de las personas abran los ojos respecto de los precios excesivos que se pagan.

Respecto de los libros, creo que Argentina tiene una ventaja y es que todavía existen ediciones baratas, aunque no lo sean tanto como en Italia, por ejemplo, seguramente comprar un libro es más barato que en Brasil. Esto es válido con algunas novelas y libros que no estén de moda. Con los libros de texto para la facultad (los del colegio, desconozco qué precios manejarán) el problema que surge son los altos precios, y la poca disponibilidad. Por ejemplo el libro que necesito para una de las materias que curso, en Argentina no se vende; si lo quiero traer de Estados Unidos, el envío me sale casi tan caro como el libro (algunas decenas de dólares) sin contar el tiempo que debería esperarlo, así que opté por la fotocopia.

Sin embargo en otros ámbitos la realidad es bien diferente. En el CBC lo que está pasando es un verdadero desastre. Las guías de ejercicios para las materias, apuntes escritos por los propios profesores, son vendidos de forma “oficial” (por ejemplo en ciudad universitaria, el “Centro de Copiado La Copia” tiene un cartel que dice “Material Oficial del CBC.”) Y después vienen a defender la educación gratuita. Los materiales educativos producidos dentro de la propia universidad, tienen que estar disponibles en internet para que cualquier pueda descargar, imprimir, vender o lo que sea.

La gente que edita estos libros, para evitar la fotocopia, agrega barras marrones en el medio de la página, imprimen con azul, hacen todo tipo de artimañas en detrimento de los alumnos (cada una de estas cosas dificulta la lectura) y a favor del bolsillo. No puede ser que para cursar, obliguen (y eso es lo que sucede actualmente) a los alumnos a comprar materiales en librerías “certificadas.”

En fin, los libros son más difíciles de tratar, por su propia naturaleza. Yo fotocopio cuando el libro es inaccesible (demasiado caro o no se puede conseguir en Argentina) y hasta ahora se trató exclusivamente de libros de texto para la facultad. Sin embargo considero a la experiencia de tener un libro entre las manos casi tan comparable como ir al cine o a un recital.

Leer Más