Aqui – Log El Weblog de Aqui

18abr/121

Libro: Dulce Compañía – Laura Restrepo

Retomando un poco el viejo hábito de escribir sobre los libros que leo, le llegó el turno a Dulce Compañía, una novela de Laura Restrepo ganadora del premio Sor Juana Inés de la Cruz en 1997. Es el tercer libro que leo de la misma autora; había empezado por Delirio, luego Demasiados Héroes (sobre los que quizás escriba algún día). La novela es sobre una periodista bogotana a la que le asignan una historia extraña: la de un ángel que apareció en el barrio de Galilea. La novela comienza presentando a los que luego serán los protagonistas de la historia: desde el cura, hasta Orlando, un niño curioso y de lo más activo, y algunos personajes secundarios pero no menos relevantes.

La narración es más bien lineal, interrumpida por algunas páginas que corresponden a los dictados que el Ángel hace a su madre. Es fácil de leer y hasta entretenido. A pesar de saberlo, me dio la sensación de una escritora joven, quizás identificable con la protagonista de la novela, con una visión bastante jovial de la vida. Toda la narración está surcada por esta incertidumbre de si se tratará de un ángel verdadero o si será una mera explotación comercial por parte de un grupo de mujeres que a primera vista parecen chupasangres.

A pesar de no conocer Colombia (y de conocer a pocos colombianos) me atrevería a decir que es una buena representación de la cotidianidad local; por lo menos es la sensación que me da de extrapolar lo que se vive y se ve en otros países latinoamericanos. La gente está ávida de creer en milagros; a veces la única esperanza de salir de la realidad que los rodea es a través de una aparición. No por casualidad el ángel se presenta en un barrio humilde y no en pleno centro bogotano. O quizás lo hizo pero nadie supo verlo.

La novela, en primera persona, oscila y hace oscilar al lector entre el escepticismo y la magia (digo magia por no encontrar una mejor palabra para describir la aparición de un ángel y sus milagros asociados). La narradora y protagonista nunca llega a convencerse completamente de una u otra cosa; su profesión la obliga a buscar hechos comprobables (como tomar una foto), pero sus sentimientos la inclinan hacia el otro lado. Una amiga, psiquiatra, con un perfil más bien racional en pocos días termina convencida de que se trata efectivamente de un ángel.

La lucha en contra del cambio encarnada en el párroco del barrio, pero que encuentra varios adeptos entre la gente de los barrios aledaños, llega a transformarse en violenta. Por un lado es comprensible la reacción de cautela, por el otro se ve cómo logra las proporciones de una cruzada. Creo que se trata de una contraposición entre aquellos que están ávidos de creer y aquellos que están ávidos de lo opuesto: la estabilidad, permanecer con las cosas conocidas.

El otro plano de la historia es romántico; se trata de la fijación que la protagonista tiene por ese ser celestial aunque todo se reduzca a un simple encuentro. Estos sentimientos tan profundos que la narradora aduce a la naturaleza sobrehumana de su amado, bien pueden empañar el resto del relato (es decir, se tratará de una versión completamente parcial de los hechos). Esto no hace más que ayudar a las incertezas generadas en el lector.

Como veredicto puedo decir que es un libro que me gustó. Está narrado de una manera simple y es ameno. No se si comparto completamente la visión que la autora tiene sobre la realidad social de su país, pero de cualquier manera me resultó eficiente su forma de transmitirlo. Los personajes creo que están bien logrados, cada uno mantiene una coherencia interna grande. Ahora me faltaría visitar Bogotá para ver si es verdad que existe un santuario para el ángel de Galilea.

Más información: Dulce Compañía en Tematika

¿Te gustó este artículo?

¡Suscríbete a nuestro feed RSS!

Publicado por aqui_c

  • beatrizguiducci

    me gustaria saber la opinión del cura sobre el angel