Aqui – Log El Weblog de Aqui

23abr/110

El fotoperiodismo desde otro ángulo

Hace más de un año había publicado un video llamado "Un centésimo de segundo" sobre el fotoperiodismo. Hace unos días me topé en un blog de fotografía con una imagen realmente impactante

Se trata de una niña de 15 años asesinada por la policía en Haití. Fue tomada por Paul Hansen y recibió algún premio en Suecia. Sin dudas se retrata la violencia extrema en la que está inmerso el país luego de la catástrofe que sufrió el año pasado y la indiferencia de sus propios ciudadanos (vean a los dos hombres en el fondo pasando al lado de un cadáver sin siquiera inmutarse.)

Sin embargo otro fotógrafo fue un poco más atrevido y decidió retratar la misma escena desde otro ángulo

Se puede ver a un grupo de fotoperiodistas trabajando. Parecen aves de carroña, tan indiferentes como los dos hombres que pasan por detrás. Sin dudas estas dos fotografías levantaron y seguirán levantando algunas reflexiones así como aquella de Kevin Carter y por eso no quería quedarme fuera; si lo pensamos un poco más friamente, los fotógrafos que llegaron a la zona encontraron a la niña muerta, no había nada que se pudiera hacer por ella. A pesar del gran impacto que habría generado en cualquier persona, se concentraron en realizar la mejor toma posible. Y gracias a esas tomas la muerte de Fabienne Cherisma no pasará desapercibida, sino que dará la vuelta al mundo varias veces.

El trabajo de los fotoperiodistas es duro, nadie lo niega y yo no creo que sean indiferentes a la realidad que los rodea; ellos se dedican a que los demás se enteren de atrocidades (afortunadamente no siempre) que están viviendo personas y sociedades enteras. Es una forma de generar conciencia y memoria. A veces me cuesta ponerme en el lugar del fotógrafo, pero me doy cuenta de que no hace falta, simplemente me pongo en el lugar de la persona que consume esa fotografía. Es un retrato de algo que está pasando, algo por lo que debería preocuparme.

La pregunta que surgió es si la foto debería haber recibido un premio. A veces se genera esta sensación de que los premios se los llevan sólo las fotos más duras que se puedan tomar; la foto de un niño feliz no tendrá un primer premio compitiendo contra una como la que les mostré al inicio. Yo creo que hay que reconocer el trabajo de quienes nos hacen llegar las imágenes y asociar algo festivo como un premio con una muerte de una niña no me parece la mejor manera. Pero no se me ocurre otra para proponer.

El fotoperiodismo seguirá siendo una profesión controversial. En parte por nuestra morbosidad que nos hace buscar y admirar fotografías terribles pero que por otro lado debemos moralmente criticar. De todas formas debemos reconocer el valor de lo que hacen para que lo que sucede en el mundo no pase al olvido y el sacrificio para llegar a tal fin.

¿Te gustó este artículo?

¡Suscríbete a nuestro feed RSS!

Publicado por aqui_c