Reflexiones sobre el dengue y la ciencia en Argentina

Estas últimas dos semanas estuve casi completamente avocado al estudio, por lo que no pude escribir nada. Lo curioso es que se mantiene un número bastante elevado de visitas que llegan al sitio buscando información sobre el Dengue, tema sobre el que ya escribí. Curiosamente parece que no fui el único en hacerlo, como bien recopiló Leandro Zanoni en eBlog. Pero este artículo es para hacer una pequeña reflexión.

En la Facultad de CIencias Exactas de la UBA hay grupos de investigación dedicados a estudiar a los mosquitos en sí, a los mosquitos de ambientes urbanos, a la transmisión de enfermedades por vectores artrópodos (como el Mal de Chagas) y a estudiar la propagación de epidemias en Argentina. Ahora bien, todos ellos son financiados por el CONICET, por los impuestos que todos pagan, como reza la publicidad del Ministerio de “Ciencia” e “Innovación Productiva.”

Se elaboran mapas de riesgo, se estudia cómo controlar epidemias, cómo combatir al mosquito, y la pregunta natural que me surge es: ¿a cuántos de estos investigadores contactó el gobierno durante esta emergencia? Entonces, ¿para quién se hace la ciencia? Muchas veces se dice que en el sistema actual la única forma de investigar es haciendo ciencia para “afuera”, que sigue los intereses de corporaciones multinacionales, etc. Y ahora, que el gobierno le da la espalda a la inversión que hizo durante años, ¿es porque la ciencia sigue siendo “para los otros”?

Algunos links de Interés

Seguramente haya más; si quieren entrar en contacto con cualquier de los grupos, en general están disponibles los e-mails y los teléfonos.